8 errores habituales al crear una página web

Te contamos los errores habituales al crear una página web

Si hablamos de sitios web, todo el mundo sueña con tener uno bien diseñado y optimizado porque esto permite que sea un ancla para atraer clientes y aumentar las ventas. Sin embargo, muchos, sobre todo los principiantes, cometen errores a la hora de crear una web. Errores que pueden obstaculizar el rendimiento del mismo y posiblemente afectar negativamente a los objetivos que querían lograr al tener presencia en la red. 

Si estás pensando en crear un sitio web, evita cometer algunos de los errores que a continuación veremos. En este artículo enumeramos los ocho errores que consideramos como los más habituales al crear una página web. Asimismo, te daremos herramientas y consejos para que sepas cómo evitarlos.

8 errores habituales al crear una página web

No definir el objetivo

No definir claramente el objetivo de tu sitio web es como embarcarse en un viaje sin un destino final en mente. ¿Cuál es la razón? Simple, cada aspecto de tu web debe estar correctamente alineado con tus metas comerciales y las necesidades de tu público. En consecuencia, al no tener un objetivo específico, es fácil perderse en el proceso de diseño y desarrollo, lo que puede resultar en un sitio incoherente que no tenga ninguna eficacia ni a corto ni a largo plazo.

Para evitar este error, empieza por responder la siguiente pregunta: ¿Estás buscando generar ventas directas, captar clientes potenciales, proporcionar información sobre sus productos o servicios, o simplemente establecer una presencia en línea? 

Esta interrogante engloba de forma general las directrices que debes seguir para definir el objetivo de tu web. A partir de aquí podrás desarrollar objetivos más específicos. Una vez que lo hayas hecho, tómalos como guía para el desarrollo de la web, asegurándote de que cada elemento, desde el diseño hasta el contenido, esté pensado para respaldar las metas propuestas.

Mala estructura

La arquitectura de un sitio web es como el esqueleto que sostiene todo su contenido. En principio, si tienes dudas sobre cómo estructurarlo, siempre puedes optar por utilizar un creador de sitios web con IA, una herramienta que te ayudará a generar una estructura acorde a tus necesidades.

Ten en cuenta que una web mal estructurada puede dificultar la navegación de los usuarios, hacer que sea difícil encontrar la información que están buscando y afectar de manera negativa la experiencia del usuario en general. 

Para evitar este error, diseña una estructura web organizada que tenga la capacidad de guiar a los usuarios a través del sitio de manera lógica y coherente.

Una forma de lograr esto es mediante la creación de un mapa del sitio, que es una representación visual de cómo sería el sitio web. Esto te ayudará a visualizar cómo se relacionan las diferentes páginas y secciones, y a identificar cualquier área que pueda necesitar ajustes. 

Además, utiliza una jerarquía de información, con encabezados y subencabezados que ayuden a los visitantes a entender la estructura y el flujo del contenido. Otra consideración es utilizar menús de navegación fáciles de entender, con etiquetas descriptivas que indiquen claramente el contenido de cada sección.

Diseño no responsive

La mayoría de las personas acceden a Internet a través de dispositivos móviles, tener una página web que no sea responsive es un error grave que puede ahuyentar a los visitantes y perjudicar tu posición en los motores de búsqueda. 

Por si no lo sabías, un diseño web responsive se adapta automáticamente al tamaño de la pantalla del dispositivo del usuario, ya sea un móvil, una tableta, un ordenador portátil o un ordenador de escritorio. Esto garantiza la experiencia de usuario, facilita la navegación y la interacción con el contenido.

Para evitar este error, el sitio web debe ser responsive desde el inicio, desde el proceso de diseño y desarrollo. Esto implica utilizar un diseño adaptable que utilice unidades relativas en lugar de unidades absolutas para dimensionar los elementos de la página, y realizar pruebas exhaustivas en una variedad de dispositivos y tamaños de pantalla para garantizar que funcione bien en todas las plataformas.

También, los usuarios móviles tienden a tener menos ancho de banda y una conexión a Internet menos estable, por lo que es importante optimizar la página para que cargue rápidamente estos dispositivos. Esto puede incluir la compresión de imágenes, la minimización de archivos CSS y JavaScript, y el uso de técnicas de almacenamiento en caché.

Mala ejecución del diseño

Una mala ejecución del diseño hará que la web parezca poco profesional, poco atractiva y difícil de usar, lo que puede llevar a una alta tasa de rebote y una disminución en la conversión de visitantes en clientes.

Para evitar este error, es importante trabajar con diseñadores web profesionales. A ellos debes comunicar claramente las preferencias y proporcionar otras webs que sirvan como ejemplos para orientarlos. No dudes en tomar en cuenta los consejos que el profesional te pueda dar, su experiencia será imprescindible para crear el diseño perfecto.

Utiliza colores, fuentes y elementos visuales que reflejen la identidad de tu marca y sean atractivos para el público objetivo. Recuerda hacer que el diseño sea coherente en todas las páginas y secciones, además de evitar sobrecarga o desorden que puede abrumar a los usuarios.

Poco contenido o desactualizado

El hecho de que no haya contenido o que esté desactualizado puede socavar la credibilidad de un sitio y provocar que los visitantes no regresen. La falta de información puede llevar a una experiencia de usuario insatisfactoria, encontrando difícil confiar en la empresa, productos o servicios que ofrece.

Para evitar este error, crea y actualiza regularmente el contenido. Esto incluye publicaciones de blog, páginas de productos, descripciones de servicios y cualquier otra información que pueda ser importante. Además, revisa periódicamente el contenido existente para actualizarlo según sea necesario.

También es importante asegurarse de que haya suficiente contenido. Esto no solo ayuda a mantener a los usuarios satisfechos, sino que también puede mejorar la clasificación en los motores de búsqueda al proporcionar más oportunidades para que tu sitio sea indexado y clasificado en los resultados.

Ignorar el SEO

Ignorar el SEO puede tener graves repercusiones para la visibilidad de una página web. Si no está optimizada correctamente, es menos probable que aparezca en los resultados de búsqueda cuando los usuarios busquen productos, servicios o información relacionada a tu nicho. Como resultado, los usuarios van a optar por visitar sitios web de la competencia.

Para evitar este error, integra prácticas de SEO en todos los aspectos de tu sitio web: diseño, desarrollo, creación de contenido y la optimización técnica. Haz una investigación exhaustiva de palabras clave para identificar términos y frases relevantes, presta atención a la optimización de metaetiquetas y descripciones, además de la creación de enlaces internos y externos de alta calidad. 

Uso incorrecto de CTAs

Las llamadas a la acción (CTAs) son elementos que buscan convertir visitantes en clientes o llevar a los usuarios a realizar una acción específica. Sin embargo, usar los CTAs de forma incorrecta puede ser contraproducente.

Una de las principales formas en que se comete este error es mediante el uso de CTAs genéricas o poco convincentes. Estas deben ser específicas y persuasivas, y deben motivar a los usuarios a tomar la acción deseada de manera inmediata. 

Para evitar este error, las CTAs no pueden ser vagas o ambiguas, como «haga clic aquí» o «lea más», en su lugar, utiliza frases más directas y orientadas a la acción, como «comprar ahora», «registrarse» o «solicitar una demostración gratuita».

Otro error común es el uso excesivo o insuficiente de CTAs. Si son demasiadas pueden abrumar a los visitantes y hacer que se sientan presionados, mientras que si son muy pocas pueden hacer que sea difícil para los usuarios encontrar la acción que están buscando. 

Para evitar este error, encuentra un equilibrio adecuado y coloca CTAs estratégicamente, que estén bien distribuidos y sean relevantes para el contenido que los rodea.

Además, es conveniente realizar pruebas y optimizaciones regulares con los CTAs para determinar qué mensajes y diseños generan la mayor tasa de clics y conversiones. Herramientas como pruebas A/B y análisis de datos son excelentes para evaluar el rendimiento de tus CTAs.

No prestar atención a la seguridad

Una página web sin seguridad pone en riesgo la información confidencial de los usuarios, compromete la integridad del sitio y daña la reputación de la marca.

Una de las principales amenazas es la falta de un certificado SSL (Secure Sockets Layer). Este cifra la comunicación entre la web y los visitantes, protegiendo los datos, como información de tarjetas de crédito, contraseñas y otra información personal, de posibles ataques informáticos. Sin un certificado SSL, los navegadores pueden marcar al sitio como «no seguro».

Para evitar este error, implementa las mejores medidas de seguridad contra ataques cibernéticos y vulnerabilidades. Para lograrlo, mantén el software y las aplicaciones con las últimas actualizaciones al día, exige el uso de contraseñas únicas, y protege dichos datos con copias de seguridad regulares que eviten la pérdida de información en caso de un ataque.

De igual forma, para mayor protección, podrías considerar la posibilidad de implementar herramientas de seguridad adicionales, como firewalls de aplicaciones web, antivirus y sistemas IDS.

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio
Call Now Button